Crimson Darkness
The Devourer Of All
        : Formato de la edición: CD :
        : Discográfica: Autoeditado :
 
: Puntuación : 6.5 :        
: Redactado por Demonio :        
Segundo larga duración de los blackers vampíricos Crimson Darkness, banda procedente, como no podía ser de otra manera, del Reino Unido, cuna del grupo más influyente que existe dentro de este subgénero y cuya enorme transcendencia ha dado entidad propia al estilo, Cradle Of Filth... lo sé, ahora mismo a más de uno se le escapará un “pues vaya puta mierda” y estará a punto de pasar a la siguiente reseña pero, por poco que nos guste en lo que se han convertido, creo que debemos ser justos con lo que cada banda ha aportado a la escena, y a los ingleses hay mucho que agradecerles, aunque sólo sea por la visibilidad que ha alcanzado el black metal ante determinadas entes, pero también por su peculiar forma de abordar un estilo hasta el punto de haber creado escuela, que aquí todos los hemos metido más de una vez en frases del tipo “suena como Cradle of Filth”, todos tenemos bien claro lo que hacen, nos guste más o menos, y esto, seamos sinceros, identificar todo un estilo con una sola banda, es algo al alcance de muy muy pocos...

Pero a Cradle of Filth hace mucho tiempo que se les fundieron los plomos, y aunque son y creo que lo serán por siempre, el máximo referente, poco a poco han surgido una serie de bandas que, recuperando el viejo sonido de los de Ipswich, le han dado nuevos bríos al estilo, modernizándolo, introduciendo nuevas variables y nuevas influencias... aun así, Crimson Darkness son una de las bandas que veo más fieles al originario sonido Filth, quizá por simple proximidad, quizá porque Darren Donnarumma, actualmente único miembro de la banda, en su día fue uno de sus músicos de directo... la cuestión es que su sonido es bastante más cercano al black metal que al gótico, donde los elementos de corte vampírico o de terror son más estéticos que musicales, con un uso continuado de los teclados, aunque sin imponerlos, quedando casi siempre en segundo plano, dando así preferencia a las guitarras y a una voz que, dicho sea de paso, me gusta bastante más que la de Dani Filth...

Aunque nunca me lo había planteado, quizá podríamos considerar la música de Crimson Darkness como cien por cien black metal inglés, y eso que la mayoría de las bandas procedentes de las islas británicas tiene un sonido diferente, encuadrado en distintos subestilos del black o el pagan metal, pero al mismo tiempo bastante personal por sí mismo... Crimson Darkness aúnan muchas de estas variantes, desde los referidos Cradle of Filth, cuyos primeros trabajos son la base fundamental sobre la que han forjado su sonido, hasta grupos tan dispares como Bal Sagoth y su forma tan personal de ejecutar las guitarras, a su vez enormemente influenciada por las de la NWOBHM, o las melodías y orquestaciones de unos Hecate Enthroned, pero es que incluso se cuelan por ahí unos cuantos acordes doomers muy en la onda de los primeros trabajos de Anathema... pero más allá de estas referencias puramente british encontraremos muy poco, a lo sumo ciertas sonoridades al rey King Diamond y sus Mercyful Fate, y por ende a toda esa ola de horror black metal surgida en Suecia de la mano de Snowy Shaw y sus Notre Dame...

Hechas las descripciones, pasamos a las conclusiones... y para ello retomaré las divagaciones que he estado haciendo últimamente sobre las bandas de un solo miembro, ya que da la puñetera casualidad de que estas últimas semanas casi todos los discos que me ha tocado reseñar son de este tipo de proyectos... no me cabe duda de que Darren Donnarumma sabe muy bien lo que quiere, y en casi todos los aspectos es cierto que se lo monta bastante bien, si exceptuamos sobre todo esas baterías programadas que me han recordado muchísimo a Limbonic Art y que, cojones, a este tipo de música la verdad es que no le pega ni con cola, demasiado rápidas y artificiales... sin embargo, personalmente la música se me hace algo escasa de gancho, de “punch”, es de esos discos que se disfrutan mientras los escuchas, que tiene buenos momentos, pero que no quedan grabados en la memoria... y no sé muy bien por qué, las composiciones son complejas, la música está bien estructurada, bien ejecutada, bien grabada, sin alardes en ninguno de estos campos, pero sí con la suficiente destreza, sin embargo ninguno de los temas me llegan realmente a atrapar... aunque debería exceptuar el quinto, “The Witching Hour”, tiene huevos, precisamente el menos inglés con ese inicio a lo King Diamond tan guapo, el mejor del disco bajo mi punto de vista, el que te viene a la cabeza cuando termina de sonar, aunque tampoco durante demasiado tiempo... es cuando recuerdo que sólo hay una persona detrás de toda esta obra y me pregunto qué hubiera sido de ella con el concurso de dos o tres músicos más, ¿algo con mayor personalidad?, ¿no tan lineal? ¿menos centrado en las manías persecutorias de una sola persona?... ya digo, no termino de encontrar el qué, pero este disco carece de algo, quizá sea tan sencillo como meter unos cuantos músicos más...
: Año de edición: 2011 :
: Estilo(s) musical(es): Black Metal :
: Website banda: www.crimsondarkness.org :
: Procedencia: Reino Unido :
: Fecha de publicación: 05.12.2011 :
 
 
www.castleofvampiria.com