Сивый Яр (Sivyi Yar)
Нощь (The Night)
        : Formato de la edición: CD :
        : Discográfica: Gardarika Musikk :
 
: Puntuación : 7.5 :        
: Redactado por Demonio :        
Reedición de la mano de Gadarikka Musikk del que fuera álbum debut de la banda de San Petersburgo Сивый Яр (Sivyi Yar), editado originalmente por Elhaz Division en el año 2009, y que ahora se ve completado por el EP Оредеж (Oredezh) que, sinceramente, no sé de dónde cojones lo han sacado, ya que no he sido capaz de encontrar referencia alguna por ningún lado, quizá simplemente porque sean un par de temas inéditos, semiabandonados, que se han recuperado para completar esta reedición, y a los que se les ha dado el nombre del río ruso con la intención de “separarlos” de alguna forma del resto del disco, lo cual ha sido todo un acierto, todo hay que decirlo...

Musicalmente Сивый Яр se presentan como una banda de pagan metal, aunque poco o nada tienen que ver con las típicas formaciones rusas del estilo que todos conocemos, léase Arkhona, Alknost o Pagan Reign, por poner un par de ejemplos, y esa música que practican tan sinfónica, tan melódica, tan melosa... el pagan metal de Сивый Яр es substancialmente más frío, negro y oscuro, cual invernal noche siberiana, y con un componente caótico, a veces buscado, a veces encontrado, realmente importante... así que olvidad las melodías folkies, las cálidas voces femeninas, la juerga de unas cervezas calientes al lado del fuego rodeado de bellas y lozanas mozas dispuestas a hacerte más llevadera la jornada, Сивый Яр y su “Нощь” nos muestra la crudeza del invierno, lo interminables de las noches pasadas al raso con tres pieles, una jarra de vino helado y una jauría de lobos hambrientos esperando que des la menor muestra de debilidad como únicas compañeras... Сивый Яр recoge parte de la tradición pagan noruega más arraigada, la primigenia, mezclándola con una serie de sonoridades puramente rusas, como esa especial forma de atacar las líneas vocales, obviamente cantadas en un ruso agónico y visceral a más no poder, y unas partes semiambientales que pueden recordarte a la escena húngara, a Dusk, a Forest Silence, o incluso a los ucranianos Drudhk, es decir, bajo mi punto de vista, lo mejor de lo mejor, otra cosa es que el resultado final sea al cien por cien convincente...

Y es que Сивый Яр cae, quizá simplemente por mera inexperiencia, en demasiados errores... a pesar de partir de un concepto que podría resultar ciertamente personal, bajo mi punto de vista no termina de cuajar... tienen temas realmente brutales, con unos pasajes plagados de una fría y árida belleza cojonudos, de hecho el arranque es buenísimo, con dos cortes (más la introducción ambiental) de muchísimos quilates, fantásticos... pero una vez terminan, poco a poco va bajando el nivel de intensidad, se repiten esquemas, los temas empiezan a hacerse predecibles, simplones si queréis, y el disco poco a poco va diluyéndose... así, lo que empezaba como un viaje alucinante lleno de imágenes oscuras, frías, de una majestuosa crudeza, poco a poco se transforma casi en una especie de “pase de diapositivas”, y no porque musicalmente el disco se haga más lento, sino porque las imágenes, las emociones, perduran cada vez más en el tiempo, llegando incluso a repetirse, y esa sensación como de “parón”, de no avance, termina por adueñarse del disco...

¿Consecuencia directa?, pues la verdad es que acaba cansando un poco, se hace demasiado largo, muy a pesar del fantástico quinto corte que además da título al disco, otra genialidad pero tan en la misma onda del segundo que hay veces que pasa desapercibido... algunos verán en todo esto la simple cohesión que todo álbum debe tener, y estoy de acuerdo, aunque sólo sea en parte, porque yo al menos echo en falta un poco más de variedad, menos linealidad, no sé, alguna que otra sorpresa aquí y allá... si a esto le añadimos el EP, que bajo mi punto de vista sobra de cabo a rabo, con unos temas bastante más crudos y primitivos que no encajan prácticamente en nada con los anteriores y que los hacen, con mucha diferencia, lo peor del trabajo, pues imagina, en más de una ocasión ni he dejado que terminase para no quedarme con ese regustillo amargo... y es que joder, qué puta manía de meter temas extra al final de las reediciones que no cuadran ni de coña, ¡¡no siempre los hacen más atractivos!!

Tampoco os echéis las manos a la cabeza, no es ni mucho menos un mal disco, al revés, me ha gustado bastante, pero me jode cuando una buena propuesta acaba un poco “en la nada” por el simple hecho de alargar la duración de los temas o los discos para intentar “rellenar espacio”... señores, tres de los mejores álbumes de pagan metal, uno de los cuales han mamado los rusos en cantidades industriales, los parieron los padres de casi todo en esto del black metal, Ulver, y ninguno de ellos superaba apenas los treinta minutos de duración, ¡¡ni hacía falta!!, si bien es cierto que aquellos eran otros tiempos, hoy en día parece que una banda pagan casi por cojones debe hacer temas de diez minutos en adelante... en fin, a pesar de todo, álbum muy recomendable para todos los que echéis de menos algo más de caña en un grupo de pagan, seguro que los disfrutaréis...
: Año de edición: 2010 :
: Referencia discográfica: GARD 008 :
: Estilo(s) musical(es): Pagan Metal :
: Procedencia: Rusia :
: Fecha de publicación: 06.10.2011 :
 
 
www.castleofvampiria.com